miércoles, 14 de enero de 2009

Zapatero recorta radicalmente los presupuestos destinados al SIDA

A pesar de todas las estadísticas demuestran que las infecciones por VIH aumentan a pasos agigantados en España, y de que según Zapatero no se recortarían las políticas sociales y mucho menos las sanitarias, hoy, el Ministerio de Sanidad ha confirmado que recortará en un 10% los presupuestos destinados a esta enfermedad en 2009.

Cesida y Red2000, dos de las principales ONG de lucha contra el sida, manifestaron ayer su preocupación ante una medida que supondrá un «elevado coste social». Advierten de que el recorte supondrá la reducción de la atención e incluso puede hacer peligrar el que la seguridad social costee algunos medicamentos.

Mucha palabrería de que no se recortaría el gasto social y a la hora de la verdad, y a hurtadillas, Zapatero va y castiga a los más débiles.

Aquí la nota de prensa de CESIDA:

Con el Sida no valen recortes
El Ministerio de Sanidad y Consumo recortará el presupuesto que dedica a la prevención y el abordaje de la problemática social del Sida en España para el 2009. Así lo anunció Teresa Robledo, secretaria del Plan Nacional sobre el Sida (PNS), el pasado 4 de diciembre, refiriéndose a las transferencias a las comunidades autónomas (CCAA), cuyo importe pasará de 4.808.100 a 4.327.290 euros, un 10% menos que el año pasado.
Al parecer, según algunas fuentes, la medida también podría ser aplicada a las actividades del propio PNS y al monto de subvenciones a Organizaciones No Gubernamentales (ONG), partida ésta que supera por poco los 4 millones de euros. Cabe decir que las ONG, a quienes el propio Gobierno reconoce como pilar básico en su política frente a la infección que en nuestro país alcanza directamente a 150.000 personas, ya han visto congeladas las ayudas durante el 2008, después de subidas dignificantes en la anterior legislatura, por lo que incluso el mantenimiento de las mismas cuantías para 2009 hubiera supuesto una disminución en términos inflacionarios cercano al 9%. Ahora, el menoscabo real se situará en torno al 20%, resultante de la suma de la disminución en términos absolutos más la pérdida de poder adquisitivo de las cantidades finalmente disponibles.
La Red Comunitaria sobre el VIH/SIDA del Estado Español (RED2002) y la Coordinadora Estatal de VIH/SIDA (CESIDA), plataformas civiles del territorio español, han manifestado su preocupación ante esta posible disposición porque el recorte supondría la reducción de la atención: menos preservativos gratuitos, menos jeringuillas limpias, menos servicios de apoyo a las personas afectadas, menos recursos para afrontar el estigma y la discriminación, entre otros aspectos.
Además la medida, argumentan las plataformas, es cuestionable en varios aspectos. Por ejemplo, señalan que es un grave error tratar asuntos tan complejos como el VIH/Sida desde una concepción cortoplacista: “toda disminución ahora en los recursos que sustentan programas de prevención del VIH supondrá una multiplicación de infecciones que se detectarán en adelante a lo largo de un lapso de tiempo altamente variable. Tal vez para entonces nos hayamos recuperado del socavón financiero, pero con las personas que hayan adquirido el VIH en un contexto anterior de merma de servicios no podremos hacer mucho más que intentar diagnosticarles, ofrecerles medicación y apoyo, algo muchísimo más caro y con mayor impacto en sus vidas y en el conjunto de la sociedad”. Subraya Joan Tallada, representante de la RED2002.
Por otra parte, concuerdan las organizaciones, el presidente José Luis Rodríguez Zapatero ha repetido en público y sin matices que el gasto social se iba a mantener a pesar de la situación económica actual.
Santiago Pérez, presidente de CESIDA, indica que en el caso de la infección por VIH esta inversión es especialmente necesaria. “El aumento de nuevos diagnósticos y de las prácticas de riesgo en la población, además de la especial vulnerabilidad de las personas con VIH son sólo dos de las razones que validan, al menos, la necesidad del mantenimiento de la cuantía asignada. Desde CESIDA consideramos que la disminución del gasto por las diferentes CCAA no va a beneficiar a los proyectos de prevención más bien al contrario, con bastante probabilidad significará nuevamente el aumento de la incidencia de infecciones transmisibles. Por lo anterior, reivindicamos la necesidad de asignar los recursos necesarios a los programas y campañas de prevención de VIH y no disminuirlos”. Puntualiza.
Comparativamente, el gasto en prevención y apoyo en torno al VIH/Sida es una minucia en los presupuestos, pero para quienes trabajan por limitar la expansión de la pandemia y sus consecuencias un recorte de esta magnitud obligará a tomar medidas drásticas en detrimento de la atención a la pandemia.

www.cesida.org

1 comentario:

Ángela dijo...

Sin embargo, hoy se han aprobado 75 millones de euros para nuestros artistas en pago al apoyo de la última campaña electoral.