jueves, 17 de mayo de 2007

El 25% de los homosexuales era VIH+ en 2004


La prevalencia de la infección por VIH (virus de inmunodeficiencia humana) entre los homosexuales que habitan en ciudades en Cataluña pasó del 18% (2002) al 24% (2004) según un estudio del Centre d’Estudis Epidemiològic sobre la Sida de Cataluña (Ceescat) y la ONG Stop Sida. Lo más alarmante es que las asociaciones catalanas de infectados estiman que entre el 2004 y el 2007 la cifra haya alcanzado probablemente el 35% de la población homosexual.

Y si entre los homosexuales se ha disparado, entre la población heterosexual, según la OMS (las distintas consejerías de salud callan) todo apunta a que el aumento ha sido aún mayor.

Es cierto que la mejora en los tratamientos ha logrado alargar la esperanza de vida hasta en 20 años en un 70% en algunos casos si se pilla a tiempo y si la cepa del virus que se ha adquirido no tiene resistencias previas a los medicamentos (algo que va en aumento) y sobretodo si se ha cogido la versión 1 del virus (la de los países con pasta, la más habitual en Europa y EEUU y frente a la que están diseñadas la gran mayoría de medicinas). Pero hay que ser serios. Hoy por hoy, es una sentencia de muerte. Lo que pasa es que en vez de morirte en dos años, tienes hasta 20, con lo que papá estado se ahorra tu pensión.

Pero el VIH no es la única enfermedad de transmisión sexual que se expande en España en todos los estratos sociales y orientaciones sexuales (las cifras catalanas son extrapolables al resto de regiones ibéricas). Desde 2002 los casos de sífilis han crecido un 80%, los de gonorrea un 48% y los de clamidias un 75%. Son las cifras más altas desde la década de los 90 y además se repiten en numerosos países de Europa, e incluso son muchísimo mayores en los países del este.

¿Impactan las cifras? Pues parece que no lo suficiente para que TODOS los gobiernos se tomen en serio un asunto que amenaza seriamente la salud pública del país e incluso la misma economía. De hecho, hasta la fecha lo único que se les ha ocurrido es reeditar una campañita publicitaria para motivar a los jóvenes a protegerse. Pero, seamos serios, la publicidad no es la panacéa que todo lo puede, ni muchísimo menos. Es la solución fácil para decir: "yo avisé, si la gente no hizo nada, es su problema". Pero además es que el problema del SIDA ya tiene tintes globales y necesita de una acción conjunta y radical, de lo contrario, un retrovirus hará retroceder la presencia humana en este planeta de forma significativa.

2 comentarios:

raflinsky dijo...

La verdad es que sigue prevaleciendo la actitud de que es una enfermedad marginal, cosa de los 80, a pesar de las proporciones gigantescas que está adquiriendo en África y su avance silencioso pero incontestable en el "primer mundo".
Políticos y otras raleas se hacen la foto, pero siguen pensando lo mismo y no pierden votos. En general el tema parece haber desaparecido de los medios. No vende.

Brevedades dijo...

Es la estrategia del avestruz. Puedes esconder la cabeza, pero el problema sigue delante de tus ojos.
Hay que ser valiente y hacerle frente.