miércoles, 4 de abril de 2007

Astana

Hoy empezamos con otro artículo cuyo título empieza por A, quizás por aquello de que estamos en el Alfa de este nuevo blog.
Junto a mi ordenador y para desfogarme entre traducción y traducción tengo el último número de la revista Wallpaper. No sólo porque me gusta martirizarme viendo muebles y casas que no me puedo permitir, o recordando la sociedad londinense en la que una vez me sentí feliz, sino porque en este número viene un extenso artículo (ver links por el centro de dicho blog) con unas fotografías excepcionales de Stefan Ruiz sobre la nueval capital de Kazakhstan, Astana, y sus gentes. Una ciudad creada en medio de la nada gracias a la cabezonería de Nazarbayev, que pretende crear la Brasilia asiática, pero con mal gusto.
El caso es que pensando en esto, me he dado cuenta de que apenas tenemos información sobre los países "stan". A no ser que los rusos lancen un cohete desde Baikonur (también en Kazakhstan), por lo demás no suelen salir en las noticias.
No obstante, parece que entre los presidentes de la zona hay un cierto hilo conductor, al menos en cuanto a ganas de cambiar las cosas. El que se lleva la palma es el recientemente fallecido Niyazob, presidente de Turkmenistan, que entre otras genialidades decidió cambiar los nombres de los días de los meses y la semana por entre otras personalidades el de su madre, crear un zoo para pingüinos en medio del desierto, etc... Afortunadamente parece ser que Berdymujamedov, el nuevo presidente, tiene un poco de más cabeza, veremos a ver.
El caso es que el ser humano, viva en el "stan" o país que sea, tiene cierto culo de mal asiento, y siempre está queriendo cambiar las cosas, dejar su impronta, perdurarse de alguna manera... quizás sea parte de esa búsqueda inherente de la felicidad que tenemos todos o simplemente ganas de rebelarse contra lo establecido en pos de algo mejor. No lo acabo de entender, y es una comedura de tarro habitual. ¿Por qué cuando finalmente tienes un piso, pareja, estudios o nivel económico no acabas de decir, "soy plenamente feliz", y buscamos cambiar para complicarnos la vida? ¿De verás se acaba encontrando la respuesta o simplemente llega un momento en que uno tira la toalla porque tu cuerpo no da más de sí?

4 comentarios:

Rafalín dijo...

Siempre tenemos a Borat para sacarnos de dudas sobre estos países ;-).

skingrx dijo...

Borat... yo creo que a ti los americanos te han influido de una manera bestial. Estás muy embebido en la "cultura mediática" americana. Aunque en parte sea inevitable, creo que puedes rascar más. Después de todo, Ali G, el que interpreta a Borat es un británico que se hizo famoso en el Reino Unido por su programa de entrevistas a lo hip hop (en plan wigger, como nuestro amigo Bob) y luego por el cameo en el vídeo de Madonna o el programa de Graham Norton. De ahí lo pillaron los americanos y lo explotaron.
Hay que rascar... :-)
Bueno, vas a soltar lastre en el blog, ¿chavalote? ? ¿Cuándo vas a escribir algo?

Rafalín dijo...

Que sí hombre que sí, que ya lo sé. Era una broma. No te pongas god-save-the-queen. Te veo muy patriota con tu UK y la ex-URSS.

Es que me reí mucho con Borat, más por su lado kazhaco (o como se escriba) inventado que por la crítica a los yanquis, que tampoco fue tanta.

Dónde quieres que rasque? La cultura mediática americana lo impregna todo. Y no es todo culpa del imperialismo o la globalización, es puro Darwin. Y qué quieres que te diga... mejor que la cultura ibérica del cotilleo y la pose de las vanguardias europeas. Hablando de europeos, viste la peli "Factotum" basada el Bukowski? La hizo un sueco.

En cualquier caso para eso estamos aquí, para compartir y aprender. Chin-pón.

Rafalín dijo...

Podíamos hacer el alfabeto con los títulos, ahora que me fijo.