jueves, 5 de abril de 2007

La pasión

Hilando un poco con lo que hablabas anoche y aprovechando que es Jueves Santo, hoy voy a hablar brevemente de "La pasión".

Pasión, según creo yo, es lo que uno siente en determinado momento por un tema, ya sea la religión o los hombres G, y dicha pasión en ocasiones puede o suele comportar un sufrimiento, quizás porque no consigas entradas para determinado grupo o porque la ansiedad de la situación o pasión te cause un fuerte desasosiego. Es como una montaña rusa, a veces estás arriba y a veces abajo, pero no deja de existir, y lo que es más interesante, genera adicción y es necesaria para pasar al siguiente estadío; lo que ocurre es que a mi parecer, para que tenga sentido, tiene que haber ese fuerte, digamos, "desequilibrio" o "destrucción" emocional que saque las cosas de quicio. Hay que estar muerto para poder resucitar.

A lo largo del tiempo hay muchos artistas que han tocado el tema, ahí creo yo que los religiosos se han llevado la palma. De los más recientes, yo destacaría Bill Viola, un videoartista norteamericano que de hecho tiene una serie de vídeos geniales llamados "The passions" que puedes encontrar en Emule y que te invito a descubrir.

Pero la pasión también es el sufrimiento o destruccuón antes de conseguir algo mejor (o al menos esa es la idea).

El director de la Ópera de París dijo hace un par de años:
"I am convinced that the end of the 20th century is the end of an epoch (...). It is the end of the epoch of rationalism (...). What we have today, with (...) the music of Mozart, polyphonic music, is all the fruit of individualism and rationalist thought. But we have seen a great deal of criticism of that tradition since the end of the Second World War and at the end of the century the facts that confront us make it impossible to solve problems by means of that traditional thought.
After the end of the First World War the rebellion against tradition began with surrealism in painting and Dadaism in literature.
The themes are those of social opposition and erotic relationships, of the possibility of destroying things."

Así que según parece estamos al final de la era del racionalismo, que pasamos a la era del momento (algo que no deja de ser una rebelión frente a la tradición) y que hay que destruir para edificar cosas nuevas. ¿Pero cuál es el límite?

5 comentarios:

Rafalín dijo...

Nunca me había parado a pensar lo de la "pasión" de Cristo en estos términos. Siempre pensé que se refería al sufrimiento y la tortura, mientras que las pasiones humanas eran algo así como sentimientos descontrolados y punto. Pero visto así tiene más trascendencia. El círculo de la vida siempre ha sido eso, destrucción y renacimiento, otoño y primavera en El Corte Inglés.

Lo del cambio de época... del racionalismo original se pasó al romanticismo (sentimentalismo) extremo: puteros y suicidas en ambientes de ultratumba, Byron, Becquer. Creo que el fascismo de la 2ª guerra mundial y el comunismo fue una mezcla: eran sentimentales (el nacionamismo, amor a la patria/raza o a un ideal de sociedad, etc.)... pero actuaron con una racionalidad maquinal e inhumana en sus maquinarias de guerra y represión.

En el siglo XXI nos tocará rascar :-).

Por cierto, qué es eso de "social oposition and erotic relationships"?

skingrx dijo...

Lo de social tiene que ver con los movimientos sociales del siglo XX tipo punk, mod, skins... y lo de erotic, pues el calentón común que hubo en Europa en los 60-90, liberación sexual y demás. Es el que tío este lo soltó muy fino, imagínatelo, con chaquetita y soltando estas palabra, pero vamos, la ópera, y sobretodo del s. XX también se las trae, ahí tienes a Henze, y sus óperas asíncronas en plan orgía.
A lo mejor habría que hacer el blog este público. :-)

Rafalín dijo...

Ya está abierto al mundo.
Yo también estaba harto de tener que identificarme cada vez que quería verlo.

Con la ópera me quedé en Puccini, apenas entrado el siglo XX. Después no me preguntes a no ser que aceptes "American Idiot" como ópera.

skingrx dijo...

Hombre, ya has recorrido mucho. Lo que pasa es que a mí siempre me gusta más lo moderno, más que nada por dar por culo, que seguro que hay mucha gente a la que puedo pillar por ahí ;-)

En otro blog, y sin venir a cuento, acabo de leer una frase buenísima:

"Tranquilícense caballeros. No empecemos a chuparnos las pollas todavía". Harvey Keitel (Pulp Fiction)

Je je, es muy bueno. A ver si veo la escena esa.

Rafalín dijo...

Sí, ese es un clásico. Cuando Jules y Vincent le vuelan los sesos accidentalmente al chaval que llevan en el asiento de atrás. Mr Wolf, que es un James Bond muy particular, viene al rescate y les obliga a limpiarlo todo después de mucho discutir. Al final queda tan bien que se felicitan, pero Mr Wolf suelta la frasecita indicando que todavía no está todo hecho, que tienen que deshacerse del coche.