domingo, 22 de abril de 2007

El ideal humano o cómo vivir en la imaginación

Siguiendo con las reflexiones radicales izquierdistas, y para que no me taches de rusófilo, te adjunto unas palabras de alguien que seguro comparte tus actuales gustos culinarios:
"Aunque la vida social del hombre es la única fuente del arte y la literatura, y es incomparablemente más rica y más viva que estos en contenido, el pueblo no se contenta solamente con la vida y pide arte y literatura. ¿Por qué? Porque, si bien tanto la vida como el arte y la literatura son bellos, la vida reflejada en las obras artísticas y literarias puede y debe estar en un plano más alto, ser más intensa, más concentrada, más típica, puede y debe estar más cercana del ideal y resultar, por lo tanto, más universal que la realidad de la vida cotidiana".
Mao Tsetung, "Intervenciones en el foro de Yenán",
Obras escogidas, tomo 3, pp. 80-81
En los próximos días viramos a estribor, atentos a este blog.

2 comentarios:

raflinsky dijo...

...compartía, a no ser que en el infierno sirvan comida china.

Conociéndote, creo que no estarás de acuerdo con nada de lo que dice en esta cita. El arte y la literatura son bastante más que una simple representación de la vida social.

La vida social no es la fuente, sino un instrumento que se usa con frecuencia para transmitir o crear algo íntimo y universal, con un sesgo más o menos sutil que es lo que le da su valor artístico.

Y por otro lado: pensaba que no te interesaban las distinciones entre babor y estribor, que estaban obsoletas (?). Lo que sí veo es que te tira mucho la teoría del arte últimamente.

Respecto a vivir en la imaginación, tengo que admitir que en demasiadas ocasiones mi vida ficticia (libros, películas) supera a mi vida real. Sobre todo considerando el tipo de trabajo tan soso y exigente que nos da de comer.

Brevedades dijo...

La literatura, el arte... todo tiene su germen en las vivencias del autor. Al fin y al cabo, los hombres no creamos de la nada, sino que juntamos piezas que hemos ido recogiendo en el transcurso de ese puzzle llamado vida, y las retocamos para presentarlas a los demás.
¿Babor y estrbor? Sigo pensando que son obsoletas, que lo que debería primar en los políticos es la tecnocracia. Pero como muchas veces no hay soluciones a los problemas o el "retorno de la inversión" es dudoso, se lanzan bombas de humo ancladas en el pasado para difuminar la realidad.