martes, 17 de abril de 2007

Inmigrante

Una vez que se comienza a andar, no hay vuelta a atrás. Se puede volver al mismo punto en el que se inició la caminata, pero la experiencia acumulada en el trayecto impedirá que nada vuelva a ser igual o que vuelvas a ver las cosas con los mismos ojos. Una vez que se conoce algo, no se puede olvidar.

3 comentarios:

raflinsky dijo...

Velahí. Nunca se vuelve al mismo lugar. Nos movemos en espirales ascendentes o descendentes.

Y encima, vayas donde vayas, la ciudad siempre es la misma. Otra no busques, no la hay. Ni caminos ni barco para ti. La vida que aquí perdiste la has destruido en toda la tierra.

Brevedades dijo...

El problema es que queremos escapar de nosotros mismos y no nos damos cuenta de que aunque pongas el contenido de una botella de Jack Daniels en una de Knockando, siempre será Jack Daniels.

raflinsky dijo...

Jack Daniels y Knockando sólo son etiquetas. Ambos son líquidos alcohólicos con variaciones mínimas. Lo que hace a uno mejor o peor que el otro es el paladar que los degusta.